Gracias por asomarte a nuestra Casa.

             Muchos han podido ser los motivos por los que has llegado hasta aquí pero con bastante probabilidad uno de estos tres ha sido tu caso: eres melillense, has tenido una relación con Melilla que te ha dejado huella o siempre has tenido cierta curiosidad por esta ciudad española del norte de África.

             Sea el que sea tu caso, has llegado a un lugar en el que podrás encontrar viejos amigos o amigos nuevos, viejos recuerdos y nuevas experiencias. Conocerás mejor a tu ciudad o conocerás una nueva, podrás aprender o compartir tu saber de esta tierra, su historia, sus gentes, sus costumbres, su arte, sus fiestas, su gastronomía  . . .

             Melilla es una ciudad que siempre ha estado unida a España y desde 1497 ha pertenecido a ella. La realidad melillense no se puede comprender sin España y la española sin Melilla. Este concepto de unidad con España, los melillenses, siempre lo hemos sentido de forma especial porque unas cuantas millas de mar nos separan de la península y ello nos ha hecho desarrollar un tipo de lazos extremadamente fuertes e irrompibles para mantenernos sujetos con ella.

             El pueblo melillense no sólo lo constituimos los nacidos en esta hermosa ciudad; muchos habitantes del antiguo protectorado español de Marruecos que tras la independencia quisieron vivir en España sin dejar su tierra africana, los que se fueron a la península pero en su corazón tienen grabado a Melilla como centro neurálgico de su vida en África y muchos otros naturales de los pueblos de España que en algún momento de su vida recalaron en Melilla y quedaron encantados y enamorados de ella; formamos el pueblo melillense.

             Para todos nosotros, los melillenses, y para todos aquellos que quieran conocernos hemos creado este sitio. Entra, visítanos, disfruta y quédate con nosotros, comparte tus recuerdos y disfruta de nuestras historias.

             Sacia tus sentidos. Deja que tus ojos se deslumbren con la luz del Mediterráneo y se asombren con la belleza de nuestra ciudadela, nuestra arquitectura modernista, nuestros parques y jardines. Escucha el sonido del mar rompiendo contra los acantilados y rocas que nos arropan y protegen, y el de las olas posándose mansamente sobre las blancas arenas de nuestras playas. Disfruta del olor a mar y especias, degusta el sabor de nuestros pescados y mariscos, embriágate con los platos de nuestra cocina, deléitate con nuestras tapas y goza con nuestros dulces. Siente sobre tu piel el calor del sol africano y alívialo con el frescor de la brisa marina.

             Con toda esta esencia de Melilla y melillense queremos inundar la Casa de Melilla en Madrid. 

Pasa, acomódate y disfruta. Te ofrecemos nuestra Casa construida con la ilusión de que también la hagas tuya. En nombre de  los socios te doy la bienvenida.

Julio Miranda Céspedes - Presidente